in

Diversidad Pt. 2

/Hola amigo oyente, que alegría poder estar junto a ti una vez más. A lo largo de estos días hemos estado viendo la importancia de la adoración en la congregación y el día de hoy quiero hacer un resumen de esta serie tan importante a la que hemos titulado “Despertar”

A lo largo de la Biblia, sobre todo, en el Antiguo Testamente, vemos a Dios una y otra vez que Dios está diciendo: “te bendeciré, para que todas las naciones reciban mi bendición. Para que todas las personas en la tierra, sean bendecidas a través de ti.”

Él no solo se lo dijo a Abraham, Isaac y Jacob. Él lo está diciendo a todo Su pueblo una y otra y otra vez y Él todavía le está diciendo lo mismo a Su pueblo hoy. Lo que quiero que llegue a ti es que Dios todavía busca bendecir a Su pueblo para que Su gloria, Su bendición y Su salvación se conozcan en todas las naciones. Somos el pueblo de Dios, Su Iglesia y Dios desea bendecir a Su pueblo, por el mismo propósito que ha impulsado la historia desde el comienzo del Libro de Génesis.

Lo interesante de todo esto es que una y otra vez, en el Antiguo Testamento, ves a la gente del Antiguo Testamento, perdiéndose esto. ¿Crees que enfrentamos la misma tentación hoy? Su designio es que su bendición se extienda a través de nosotros a todas las naciones.

Aquí está el trato, amigo oyente, no somos el final del juego en esta imagen. Recuerda la promesa que Dios hizo, pero también recuerda el precio que Cristo ha pagado. Jesús vino para que se predicara el arrepentimiento y el perdón de los pecados a todas las naciones.

En el comienzo de Su ministerio, el capítulo 4 de Lucas, Jesús cita el libro de Isaías y habla de cómo el Espíritu del Señor soberano está sobre Él para predicar las buenas nuevas a los pobres. Y luego, llegas al final del capítulo y vemos hablar de cómo todas las naciones conocerán la grandeza de Dios.

La razón por la cual Cristo murió es traer adoradores de cada tribu, cada pueblo, cada idioma, cada nación y cada raza sin excepción, eso significa armonía racial. La unidad racial es extremadamente importante para el corazón de Jesucristo. Fue extremadamente importante hace miles de años y es extremadamente importante hoy.

Entonces, de 15,972 grupos de personas, ¿cuántos crees que aún no se han alcanzado con el Evangelio? La respuesta es aproximadamente 6.500. 6.500 grupos de personas aún no alcanzados. Estimadamente entre dos y tres billones de personas. ¿Sientes el peso de eso?

¿Sabes cuántos idiomas todavía no tienen copia de la Palabra de Dios? 2,286 idiomas. Nos damos cuenta de lo vergonzoso que es debatir sobre los himnos o coros que cantaremos en nuestras iglesias, cuando más de 2,000 idiomas aún no tienen una expresión escrita del Evangelio.

Oro para que recordemos que el Dios todopoderoso no pretende que Su adoración se limite a edificios multimillonarios. La pretensión de Dios para Su adoración es unir a todos los pueblos y todos los idiomas. Dios promete bendecir a la iglesia que cree eso. Somos Su pueblo. Renunciemos a nosotros mismos para vivir para la alabanza global de Dios. Que sea la visión de Dios la que nos despierte por la mañana y la que dirija nuestros caminos, ambiciones, elecciones de carrera, nuestras vidas y nuestras familias.

Cantemos que la salvación pertenece a nuestro Dios. Ese es el propósito de la adoración. Todos hemos sido comprados para alabarlo y todos hemos sido santificados para servirlo. Es nuestro mayor privilegio ser parte de esa alabanza de manera continua día tras día, momento a momento.

Mira amigo, la adoración es una imagen mucho mayor de que lo que sucede durante una cierta cantidad de tiempo en un lugar determinado, una vez a la semana. Es por eso que día a día necesitamos perdernos en el amor que Dios tiene para cada uno de nosotros.

¿No es un pensamiento increíble pensar que el Dios del universo sabe cómo amar a todos y cada uno de nosotros? Él conoce tus caprichos de personalidad y mis caprichos de personalidad. Él sabe las cosas con las que luchas, y el Dios del universo sabe cómo penetrar en cada uno de nuestros corazones con un amor diverso que nos une en alabanza a Él. ¡Qué increíble imagen! El Dios del universo sabe exactamente quiénes somos, dónde estamos en nuestras vidas y sabe cómo penetrar nuestros corazones con Su amor.

Así que, vamos a perdernos en el amor que Dios tiene por cada uno de nosotros, y que eso nos lleve a continuar con la misión global a la que Dios nos ha llamado.

Durante los últimos 10, 20 años en la iglesia, hemos pasado mucho tiempo debatiendo sobre las diferentes formas de la adoración, dejemos eso a un lado y vamos a hablar sobre cómo y por qué podemos llegar a todos los grupos de personas del mundo, con el Evangelio que nos ha confiado.

Si nuestra adoración no nos impulsa a ir a las naciones con Su gracia y Su misericordia, entonces hemos perdido todo el sentido de la adoración, así que sigamos adelante con la misión global a la que Dios nos ha llamado como Su pueblo.

Hemos sido comprados para alabarle, santificados para servirle, y hemos sido guiados a amarlo. Así que pongámoslo en práctica cada día de nuestra vida.

Que Dios te bendiga.

Diversidad Pt. 1

Conocer la persona y obra del Espíritu Santo