in

Desánimo

Saludos cordiales, amiga, amigo oyente. Bienvenida, bienvenido al estudio bíblico de hoy. Se dice que dentro de cada uno de nosotros, sin importar si somos o no creyentes, existen gigantes que blandiendo sus espadas nos acorralan privándonos del gozo de vivir, del ánimo para hacer cosas y lo que es peor, privándonos de sacar provecho de lo que Dios nos ha prometido a los que somos sus hijos, mientras estamos en este mundo. ¿Cuáles podrían ser esos gigantes en su vida, amable oyente? ¿Tal vez el desánimo? ¿A lo mejor el temor? ¿Qué tal un sentimiento de culpa? ¿Los malos pensamientos? ¿Los celos? ¿La mentira? ¿La desilusión? ¿La ansiedad? Solamente Dios y usted sabe cuál o cuáles son esos gigantes en su vida. Pero no hay necesidad de vivir amedrentados por esos gigantes en su vida. Es justamente con este propósito, que a partir de este estudio bíblico vamos a iniciar una serie que la hemos titulado: Gigantes al Acecho.

Gigantes en nuestras vidas. Y lo que es peor, gigantes al acecho. Gigantes listos para caer sobre su presa y hacerla pedazos. Tal vez usted se mira a usted mismo y dice: Yo no veo ningún gigante por aquí. Bueno, lo que pasa es que estos gigantes al acecho son expertos en ocultarse muy bien, allí, en lo más profundo de nuestra personalidad, pero el momento menos pensado salen de su escondite para caer sobre nosotros y dejarnos mal heridos. Eso fue justamente lo que hizo uno de los muchos de estos gigantes, llamado desánimo. La historia aparece en el Antiguo Testamento, en el libro de Números capítulo 13. Lamentablemente no tenemos el tiempo suficiente para leer todo este capítulo, pero allí se registra la historia de doce espías, uno por cada una de las doce tribus de Israel, quienes fueron enviados desde el desierto, por Moisés a Canaán, la tierra prometida, para espiar la tierra que el Señor había dado como heredad al pueblo de Israel. Estos doce espías obedecieron, espiaron la tierra por cuarenta días, trajeron muestras del fruto de esa tierra y la conclusión a la que llegaron es que ciertamente es una tierra que fluye leche y miel tal como Jehová les había dicho. Pero eso no fue todo. Los espías dijeron además que el pueblo que habitaba esas tierras era fuerte y que las ciudades eran muy grandes y fortificadas y que también allí vieron a los descendientes de Anac, raza de gigantes. Los obstáculos para tomar posesión de la tierra prometida, hicieron despertar a ese gigante al acecho llamado desánimo y esto afectó la moral del pueblo de Israel. El pueblo se puso inmediatamente a temblar. El pánico les invadió mientras escuchaban a diez de los doce espías que decían: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. El gigante llamado desánimo estaba logrando su objetivo. No contentos con esto, los diez espías pasaron a hablar mal de la tierra que habían reconocido. Antes dijeron que era tierra que fluye leche y miel, pero después estaban diciendo que la tierra por donde pasaron para reconocerla era tierra que tragaba a sus moradores y que todos los viven en esa tierra son hombres de gran estatura. Todo esto era una exageración, producida por el desánimo. Los diez espías estaban tan desanimados que finalmente dijeron: Éramos nosotros, a nuestro parecer como langostas: Así les parecíamos a ellos. Solamente dos espías, Josué y Caleb dijeron: Subamos luego, y tomemos posesión de la tierra, porque más podremos nosotros que ellos. Pero esta declaración sensata se diluyó en el desánimo reinante entre el pueblo. El desánimo ganó la batalla. El capítulo 14 de Números es uno de los capítulos más tristes de toda la Biblia, y todo fue a causa del desánimo. Presa del desánimo, el pueblo de Israel lloró a mares y se quejó contra Moisés y contra Aarón. Fue tal la debacle producida por ese gigante llamado desánimo, que el pueblo dijo: Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto, o en este desierto ojalá muriéramos. Luego el pueblo preguntó a Moisés y Aarón: ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Acto seguido vino lo peor. Se armó una rebelión. Dijeron: Designemos un capitán, y volvamos a Egipto. Fue lo más insensato que se puede imaginar, pero para el pueblo, por el desánimo que les embargaba, les parecía lo más sensato. Dios intervino y castigó severamente a los que se dejaron dominar por el desánimo. La decisión de Dios fue que ninguno de ellos verá la tierra prometida, excepto Josué y Caleb, los dos únicos espías que no desanimaron al pueblo. En su ira, Dios dijo que caerían en el desierto los cuerpos de todos los que murmuraron contra él, de veinte años arriba. En cumplimiento de esta palabra de Dios, el pueblo vagó por el desierto cerca de cuarenta años, hasta que todos los rebeldes de más de veinte años murieron. Según cálculos conservadores, murieron como un millón de personas durante esos cuarenta años. Esto significa que murieron unas 25000 personas por año, o lo que es lo mismo, unas 70 personas por día. Prácticamente, se marcó con tumbas el camino que Israel vagó por el desierto esos cuarenta años. Todo por el desánimo, amable oyente. El desánimo condujo a toda una generación de un pueblo numeroso a la ruina total. Ahora bien, toda esta debacle, causada por el gigante llamado desánimo, ¿No ilustra la actitud de mucha gente hacia la vida, inclusive hacia la vida cristiana? Claro que sí. Muchos creyentes tienen esa misma actitud. Ya han confiado en Cristo como Salvador, saben que sus pecados han sido lavados, sin embargo, sus vidas distan mucho del gozo y la paz, que son características de la vida cristiana genuina. Estos creyentes contemplan las cosas hermosas de la vida cristiana y luego dicen: Es ciertamente tierra que fluye leche y miel, hay hermosas promesas en las Escrituras, paz, amor, gozo, seguridad, esperanza, perdón, sin embargo, hay gigantes, y no estoy seguro que podré dominarlos. Quizá un mal hábito persistente, o el mal genio, o los celos, o el rencor, o la amargura. Pero Dios, amable oyente, no ha prometido eliminar de la vida cristiana a gigantes como estos. Más bien, lo que Dios ha prometido es capacitarnos para conquistar a estos gigantes y tenerlos bajo nuestro control. Sí. Hay gigantes en la vida cristiana. ¿Y qué? Taparnos los ojos para no verlos y pretender que no están allí no es sensato. No se gana nada pretendiendo que no los vemos. Son tan reales como la vida misma. Esos viejos gigantes son tan persistentes como la muerte. Gigantes burlones, embaucadores, engañosos, ríen con sorna que causa temor. A voz en cuello nos gritan lo que podemos o no podemos hacer. Son gigantes que nos infunden terror, y cada uno de nosotros tiene que hacerles frente. Se podría huir de ellos, como pretendió hacer el pueblo de Israel, pero viéndolo bien, huir de ellos, es equivalente a darles la victoria en bandeja de plata y sufrir por el resto de nuestros días la disciplina de Dios por no haberlos conquistado. Si llegamos a huir de los gigantes, ellos se reirán de nosotros por el resto de nuestra vida, burlándose y diciendo: Por supuesto que hay una tierra que fluye leche y miel, pero ustedes no pueden hacer nada, porque nosotros estamos aquí. En lugar de huir de los gigantes, debemos hacerles frente, y buscar la manera de conquistarlos. Esto es lo sensato, de lo contrario, estos gigantes nos convertirán en sus esclavos, nos atarán y nuestra vida se tornará miserable. Habrá poca bendición, todo parecerá sombrío, no habrá consuelo ni esperanza. Así es como operan estos poderosos gigantes al acecho. Por esto tenemos que saber quienes son y luego tenemos que saber como conquistarlos. Todos estos gigantes son conquistables. 1 Corintios 10:13 dice: No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

A menudo pensamos que nuestros gigantes son únicos, pensamos que nuestras tentaciones son algo especial, que solamente nosotros las experimentamos, que el diablo nos dedica más de su tiempo a nosotros que a otros y que usa de más astucia, mejores planes, más programas y mejores ideas para atacarnos a nosotros, pero no hay tal, amable oyente. Los gigantes que tenemos o los problemas que nos aquejan son comunes a todos nosotros y cada uno de nosotros que somos creyentes hemos sido capacitados para conquistarlos. En nuestro próximo estudio bíblico plantearemos algunas sugerencias para conquistar al primer gigante al acecho en nuestra vida, me refiero al desánimo. Espero su sintonía.

Cómo ayudar a una persona que está transitando por la senda del dolor

Cómo librarnos del desánimo